Hablar en público, dictar una charla, presentar un discurso es algo que a muchos nos ha tocado o nos va a tocar hacer en algún momento. Pan comido para unos, terror para otros, es una tarea para la que es mejor ir preparándonos desde ya, incluso si no tenemos planeado nada por el estilo en un futuro cercano.

Como todo en la vida, hablar en público es algo que se puede aprender y mejorar con la práctica. No se nace sabiendo cómo dirigirnos a las demás personas, ni sabiendo cómo explicar un tema determinado, por lo que siempre tendremos que buscar ayuda con respecto al tema. En esta ocasión, hemos recopilado algunos consejos para no paralizarnos y poder compartir nuestras ideas tranquila y eficazmente:

Puede que te interese: Zona de confort, zona de peligro

1. Aprende del que sabe

Puedes buscar ejemplo e inspirarte en conferencistas expertos, ver cómo se presentan, investigar sobre qué los hace tan buenos en el tema, cómo se mueven y comportan, cómo interactúan con el público y a partir de lo que veas formar tu propio estilo y ver cómo te sientes más cómodo.

2. Asegúrate de manejar bien el tema

Si es algo relativamente nuevo para ti, o de lo que solo tienes una idea, investiga, indaga y familiarízate todo lo que te sea posible con el tema que vayas a tratar ¡No improvises! Prepárate bien y ten en cuenta cómo vas a decir las cosas.

3. Revisión

Cuando tengas tu presentación armada, revísala, una y otra vez. Pule los últimos detalles, quita, mueve, mejora, ten presente la ortografía, ya que podría afectarte al momento de hablar si pasas algo por alto.

4. La práctica hace al maestro

Ya revisada, practica todo lo que puedas. Practica frente a un espejo para observar tu comportamiento, observa tu vocalización, pídele a un familiar o amigo que haga las veces de público, te vea y aporte algo en lo que puedas mejorar. Al repetir, te familiarizarás con la presentación y te será más fácil llevarla a cabo.

5. No dejes cosas para última hora

Confiarte demasiado no trae nada bueno. Todo deberá estar listo de antemano: preparación de la charla, revisión de equipos y material, preparación del espacio.

6. No descuides tu apariencia

Sí, lo más importante es la información que proporcionarás, pero eso no significa que no puedas producir tu apariencia. La primera impresión cuenta bastante, por lo que procura que tu aspecto sea profesional y limpio, esto generará más confianza, en ti para presentarte ante los demás y en el público para que atiendan mejor a tus palabras.

7. Apoyo con material visual

Contar con diapositivas e incluso proporcionar material al público te quitará un poco de peso, servirán mucho si necesitas algo en lo que basarte o recobrar el hilo de la presentación.

Cabe decir que las diapositivas no deberán tener mucho texto, sólo algo clave y breve, para no desviar la atención de las personas y dejen de escucharte. Importante, no dependas de tu material: que sea de apoyo, no el foco de tu presentación ¡Prohibido leer directo de papeles o de las diapositivas! Sólo quedarás en ridículo frente a tu público.

Quizá quieras leer: No puedes hacer todo tú mismo

8. Concéntrate sólo en algunas personas

La mera idea de pararte frente a un público puede causarte pánico. Puedes optar por enfocarte en tres o cuatro personas en distintos puntos del lugar. Alterna esos puntos, míralos a los ojos por cortos periodos de tiempo y cambia al siguiente.

Hagas lo que hagas, no te quedes mirando el techo, el piso ni tus manos.

9. El valor de la opinión propia

No te limites a la explicación del tema repitiendo lo que leíste o lo que todos dicen sobre ello. Di lo que piensas al respecto, tus propias conclusiones, incluso una corta anécdota que capte más la atención de tu público. Nada muy extenso que te saque de contexto.

Está de más decir que deberás ser muy prudente al momento de expresar tus ideas personales con respecto al tema que se esté tratando, prestando atención al momento en que lo dices y cómo lo dices.

10. Sé claro

No hables muy rápido, tu público perderá el ritmo; no hables muy lento, tu público se aburrirá. Habla en una velocidad moderada, con las pausas necesarias, asegúrate de vocalizar y no omitas letras.

11. La brevedad es sinónimo de consideración

No te extiendas repitiendo cosas ni divagando en asuntos sin sentido que no vienen al caso. Di la información clave y explica de manera concisa. A tu público no le gustará sentir que fue a perder el tiempo a escuchar palabras vanas. Hazlos sentir que están descubriendo cosas nuevas contigo.

12. Respira y sigue adelante

No te castigues, no seas duro contigo mismo. Relájate antes y durante tu presentación, sé precavido pero no te estreses, maneja un equilibrio. Al estar tranquilo, tu público lo percibirá y se sentirán de la misma manera. Si alguna cosa se sale de lo planeado, si te olvidas de algo, no pasa nada. No te castigues, no seas duro contigo mismo. Respira y sigue adelante.

Bonus: 5 canales especializados en charlas y conferencias

Si necesitas inspiración u observar a conferencistas experimentados puedes echar un vistazo a los siguientes canales de YouTube:

TED

IdeaCity

GoogleTechTalks

PopTech

FORA.tv

Summary
Review Date
Reviewed Item
12 consejos útiles para ayudarte en tu prepararación para hablar en público
Author Rating
51star1star1star1star1star

Pin It on Pinterest

Share This